No logran cercar al fugitivo ni al resto de la banda del edificio

Los allanamientos para atrapar a Gramajo, el sospechoso filmado, no dan resultado. Ya se lo busca en otras provincias. El detenido sería indagado esta semana. Piden que Afip investigue a la víctima del asalto.

El trabajo de los investigadores viene siendo arduo e incesante, pero no da resultados. El resto de la banda que atacó días atrás en el edificio de Nueva Córdoba, en la Capital, y que huyó con un millonario botín tras un tiroteo que dejó tres muertos, sigue sin ser desarticulada y atrapada.

De quienes se fugaron está identificado un hombre llamado Ariel Eduardo Gramajo, de unos 45 años aproximadamente, quien tiene pedido de captura nacional por orden del fiscal Rubén Caro.

El rostro de Gramajo fue registrado por una cámara de seguridad ubicada en la zona.

Trascendió que el sospechoso tiene serios antecedentes delictivos en Córdoba.

“Desapareció de su casa y de otros domicilios que solía frecuentar. Está acovachado en un aguantadero y no logramos dar con él, pero va a caer”, comentó ayer, optimista, una fuente de la causa.

Los investigadores creen que el hombre permanece oculto en Córdoba, contra algunas versiones que daban cuenta de que habría alcanzado a fugar de esta provincia rumbo a la Patagonia.

La Policía Caminera está al tanto a la hora de los controles.

Los investigadores han realizado averiguaciones sobre cordobeses detenidos en otras provincias, pero no hubo novedades.

En ámbitos de la causa circula la versión de que el fugitivo podría entregarse, de mano de un abogado en las próximas horas.

Faltan más sospechosos

El fiscal Caro y los investigadores policiales y judiciales saben que faltan más sospechosos del robo por ser identificados.

Mientras se toman testimonios, se chequean datos y se analizan filmaciones, entre otras pruebas tecnológicas, se trata de identificar al resto del grupo que atacó el viernes 16 en calle Rondeau al 84.

En aquel golpe comando murieron baleados el policía Franco Ferraro y los delincuentes Ricardo Serravalle y Ricardo Hidalgo.

Esa madrugada fue detenido el sospechoso Diego Tremarchi, quien permanece preso y acusado con graves cargos como homicidio en ocasión de robo.

Tremarchi no sería sometido a rueda de reconocimiento de personas, ya que fue atrapado prácticamente en flagrancia, destacaron fuentes judiciales que añadieron que su indagatoria se produciría posiblemente esta semana con la asistencia de un asesor letrado.

La otra persona detenida en el marco de la causa es una tía abuela de Tremarchi. Teresa Mitre, quien trabajaba como empleada del dueño del dúplex donde fue el asalto, está acusada de haber sido la supuesta “entregadora”.

La otra investigación. Guido Romagnoli, la víctima del asalto y que dijo dedicarse a los negocios inmobiliarios, comenzará a ser investigado a instancias de la Secretaría de Seguridad de la Provincia. En ámbitos oficiales se sospecha que en ese departamento habría funcionado una financiera presuntamente ilegal.

Otro grupo de falsos policías sin caer

Mientras un cuerpo de investigadores trabaja para identificar y atrapar a la banda que cometió el trágico asalto en Nueva Córdoba, otra brigada está tras los pasos de la banda comando que atacó el viernes de la semana pasada en una fábrica de borceguíes y prendas de barrio La France, de la Capital. El grupo estaba integrado por ladrones vestidos como policías y que usaban chalecos antibalas, además de armas cortas. Ocurrió el viernes a la mañana. Los asaltantes, tras encañonar a los encargados, se apoderaron de dinero en efectivo y lograron escapar a bordo de un Volkswagen Voyage negro.

Edición Impresa
El texto original de este artículo fue publicado el 26/02/2018 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición pdf para leerlo igual que en el papel.
Comentá esta nota