“Atate que nos matamos”

A la madrugada. El auto reventó parte de la vidriera del minishop de la estación de servicios. (Gentileza Tute Crinejo)
Lo más importante
  • Una mujer contó que su pareja le dijo eso antes de acelerar y estrellarse contra el minishop de una estación de servicios.
  • Ambos fueron internados y quedaron con custodia policial.
  • El auto era robado, según una denuncia de principios de diciembre último.

El lugar común no tardó en llegar. “Pudo haber sido una tragedia”, dijeron primero unos y después otros. Y así a lo largo de toda la jornada de ayer. Es que la secuencia no dejaba de impactar: un auto descontrolado, a gran velocidad, que irrumpió por el medio de una estación de servicios, pasó entre surtidores y playeros y terminó por reventar la vidriera del minishop allí emplazado.

No chocó ni atropelló a nadie sólo gracias a la casualidad.

Todo sucedió cerca de las 2.30 de la madrugada de ayer en la estación de servicio Axion ubicada en la bifurcación conformada por la avenida Fuerza Aérea, Lanin y Julio A. Roca, en la ciudad de Córdoba.

Allí, un Fiat Palio blanco se incrustó contra el quiosco-bar sin que nadie pudiera entender, en un principio, cómo pudo ocurrir semejante despiste.

Pese a lo tremendo del impacto, sus dos ocupantes, un joven de 28 años y una mujer de 44, sufrieron heridas que en un principio no pondría en riesgos sus vidas.

Según informó la Policía, se trata de José Antonio Castillo (28) y Gabriela Beatriz Maza (44), ambos con domicilios en barrio Villa Unión.

En medio del desconcierto que produjo el choque, fue la mujer la que alcanzó a contarle a los policías que llegaron al lugar cómo sucedió todo, de acuerdo a lo que quedó asentado en un parte policial interno al que tuvo acceso La Voz.

Antes de ser introducida en la ambulancia del servicio 107 que la trasladó hacia el Hospital de Urgencias, Maza aseguró que iban en el auto cuando Castillo le dijo: “Atate que nos cagamos matando”. De inmediato, su pareja aceleró a fondo y el auto terminó por surcar toda la playa de la estación de servicios hasta estrellarse contra la vidriera del minishop.

No está claro, todavía, si iban discutiendo o si el joven intentó hacer una broma que se le fue de las manos.

Con pedido de secuestro

Pero el insólito choque también tuvo otra derivación, que puede llegar a generarle consecuencias penales a la pareja.

En medio del operativo, mientras los médicos asistían a los dos ocupantes del auto, los policías también corroboraron que el Fiat Palio presentaba un pedido de secuestro, tras una denuncia por robo efectuada el pasado 4 de diciembre en la unidad judicial 22, que funciona sobre la avenida Duarte Quirós, a la altura de barrio Las Palmas.

Ante esto, se ordenó que durante su internación tanto el conductor como su pareja quedaran con custodia policial mientras se analiza la situación legal de ambos.

Según el primer parte médico, Castillo resultó con politraumatismos, mientras que Maza sufrió un fuerte golpe a la altura de un hombro.

Edición Impresa
El texto original de este artículo fue publicado el 14/01/2018 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición digital para leerlo igual que en el papel.
Más de Sucesos

"Depravación humana" en la casa de los horrores de California

Los 13 hijos secuestrados por sus padres dormían por el día, se bañaban una vez al año y pasaban meses encadenados. Nunca habían visto un policía o un remedio. 

Un auto se incrustó contra el edificio de la Gobernación de Santa Cruz

Fue luego de que su conductor, en presunto estado de ebriedad, chocara a otros vehículos. En 2007, un camión volcó frente a la residencia del entonces presidente Néstor Kirchner. 
Comentá esta nota