Atrapados por el absurdo: reseña del nuevo libro de David Voloj

David Voloj (fotografía, Toty Cáceres)

En su nuevo libro, Recursos urbanos, el escritor desarrolla cinco cuentos que hacen foco en cómo el absurdo puede irrumpir en la vida de sus personajes.

La vida, periódicamente, nos enfrenta a la experiencia del absurdo. Siempre hay algo temible, casi del orden de lo siniestro, que acecha detrás de lo absurdo. Por suerte, son momentos breves. En consecuencia, nos causan una angustia pasajera. Pero si se prolongaran indefinidamente en el tiempo, el hecho de quedar atrapados en ellos nos resultaría insoportable.

A esto último es a lo que apuesta David Voloj en su nuevo libro de cuentos, Recursos urbanos, un breve pero inquietante conjunto de cinco relatos en los que la absurdidad no es efímera sino un estado permanente o en pleno desarrollo, capaz de expandirse hasta dominar por completo a quienes quedan atrapados en sus redes.

Un resumen de las materias abordadas por los cuentos lo demuestra: el permanente retoque de su historia por culpa de circunstancias no controlables al que se ve obligado un mitómano cuya vida está gobernada por las apariencias sociales; el insólito plan que pergeñan dos delincuentes sin experiencia alguna en el campo del delito para volverse ricos; la extravagante conducta a la que puede verse inducida una pareja joven por la sensación de inseguridad; el impacto de una incomprensible y luctuosa coincidencia sobre la estabilidad emocional de un psicoanalista, y la humanidad y el buen trato que caracterizan a una banda de ladrones, que no tienen ningún apuro en abandonar la vivienda que desvalijan.

El resultado, como suele ocurrir en estos casos, no es parejo. Pero el cuento mejor logrado (“Recursos”), ambientado en un country y protagonizado por un gerente de Recursos Humanos, es impactante y muy a tono con el epígrafe de Eugène Ionesco (el gran dramaturgo del absurdo), elegido por Voloj: “Lo cómico es un poco de mecánica adherida a los seres vivos. Pero hay cada vez más mecánica y menos seres vivos”.

Esa “menos vida” marcada por Ionesco se traduce, en estos relatos hiperrealistas, en personajes con poca o nada de viveza, falta de criterio, cierta incapacidad tanto para la reflexión como para la acción y, en última instancia, en una materialización extrema de la existencia –existencia, por cierto, vaciada de todo contenido vital.

Puesto en perspectiva con sus anteriores libros, Recursos urbanos renueva y amplifica una propuesta narrativa que ya estaba presente, con los matices del caso, en, por ejemplo, Asuntos internos (2011) y Los suplentes (2014), período de producción en el que Voloj supo admitir su interés por “trabajar con el grotesco” como vía para criticar el ambiente político, social y cultural que él advierte en Argentina desde la década de 1990, lo que nos lleva al otro epígrafe del libro, que es de Trotsky: Voloj aspira a presentarse como un caricaturista que conoce “como la palma de su mano el mundo que desenmascara”.


Recursos urbanos

David Voloj
Comunicarte, 2018
128 páginas
$ 273

Edición Impresa
El texto original de este artículo fue publicado el 06/11/2018 en nuestra edición impresa. Ingrese a la edición pdf para leerlo igual que en el papel.
Documentos para descargar
Comentá esta nota