Lo último

El espanto tras el espanto

Los ataques sexuales que terminaron en crímenes en Córdoba son calcados. Basta con escarbar y salen uno tras otro. Pasan los años y los prejuicios y patrones machistas perduran. La culpa es de los lobos sueltos, no de sus víctimas.